Paloma de la Paz (Pablo Ruiz Picasso)

Mira dentro del marco, ¿qué ves? al principio no ves nada, pero a medida que nos separamos, y conseguimos una visión desde más distancia, aumentamos nuestra perspectiva, es decir, nuestro campo de mira, y la imagen de la paz representada en esta paloma aparece.

 

Al igual que ocurre con la paloma, en nuestra vida para poder ver la realidad, para poder entenderla y comprender a los demás, tenemos que abrir bien los ojos y mirar desde arriba, salir de nosotros y como dice un buen amigo mío, dejar de mirarnos el ombligo.

 

Supongo que te estarás preguntando: Sí, muy interesante, pero ¿qué tiene que ver esto con la paz?

Esta paloma "emite" paz, no solo por la sencillez de los trazos que la esbozan, sino también por su actitud de sosiego, y de colaboración, representada ésta por la ramita que lleva en el pico, que es un gesto de generosidad, y de acercamiento, de dar lo que está en su mano para conseguir esa paz. Trasladando este concepto al terreno de lo personal, una vez conseguido el paso de estar en paz con nosotros mismos, la única forma de conseguir establecer este marco de concordia, tolerancia, solidaridad y generosidad es entendiendo la verdad de los demás, y viendo, como ve la paloma desde su vuelo, desde la altura, que además de nuestra realidad, cada persona tiene la suya propia, que es tan verdad como la nuestra, aunque pueda ser diferente.