Montserratina

Nos satisface poder decir que la última marcha, la 34ª, se efectuó sin incidentes y prácticamente en el horario previsto aunque las primeras horas de la mañana las hicimos bajo la lluvia; a media mañana lució el sol y nos ayudó para guardar los chubasqueros. Disfrutamos en “Cal Esteve” de una suculenta comida de hermandad, donde todo es de todos con un ambiente estupendo y a media tarde emprendimos el ascenso a la montaña por el llamado “Camino real”. La Eucaristía en el Camarín de la Moreneta, la ilusión de estar al final y una vez más poder dar las gracias a la Patrona que nos acoge, nos hacen casi ver llanas las dificultades del día y salir de nuevo a nuestros quehaceres con la fe y  las energías renovadas.